¿Qué es el crecimiento personal? Y cómo cambia tu forma de forma de pensar

¿Qué es el crecimiento personal?

Imagínate despertarse cada mañana más sabio, más fuerte y más concentrado que el día anterior. Eso es crecimiento personal. Es ese fuego interior que te empuja a desafiar los límites y evolucionar continuamente quién eres y cómo trabajas. Es más que una simple palabra de moda, es una forma de vida que te impulsa a aprovechar tu máximo potencial. En la búsqueda del éxito y la superación personal, a menudo se pasa por alto una cosa: la mentalidad. Compramos cursos, asistimos a talleres y consumimos un sinfín de contenidos, pero la verdad es que el crecimiento personal va más allá de la simple adquisición de nuevas habilidades. También debemos transformar nuestra mente, convirtiendo nuestras creencias limitantes en una mentalidad positiva que nos permita prosperar.

Mis 5 lecciones de crecimiento personal

1. Dejar atrás el miedo: De adolencete fuí muy timido, crecí sin mi padre y me costaba mucho relacionarme. ¿Por qué? tenia miedo a inteactuar y tenia inseguridades. Sin embargo, superar el miedo personal es posible. Comienza afrontando tus miedos escribiéndolos y ideando formas específicas de superarlos. Porque cuando permitimos que nuestros miedos controlen nuestras acciones y emociones, perdemos grandes oportunidades. Cada persona tiene el poder de cambiar su vida: mira el miedo a la cara y aprovecha esa oportunidad.

2. La sabiduría tradicional no siempre es sabia: a veces es necesario tirar las tradiciones por la ventana. Esto nos permite desafiar suposiciones y formas tradicionales de hacer las cosas (status quo). Cuestionar todo. Encuentra tu propio camino buscando conocimiento, luego asegúrate de analizarlo y probarlo. Integrar el aprendizaje constante en la vida y aceptar nuestros errores como lecciones únicas es fundamental. No pienses en aprender y trabajar como entidades separadas. Siempre van de la mano.

3. Saber cuándo ya es suficiente: Es fácil quedar atrapado en la búsqueda del crecimiento por el simple hecho de crecer. Pero la vida tiene cosas más importantes que ofrecer que la búsqueda constante de «más». Creo firmemente en diseñar primero tu propositio de vida, una que realmente refleje quiénes somos y qué valoramos. Esto requiere dar un paso atrás constantemente y reflexionar sobre nuestros principios, valores y aspiraciones. A partir de ahí, podemos hacer crecer nuestros negocios para que se ajusten a una vida diseñada intencionalmente. No de la otra manera.

4. Crear un equilibrio entre la vida y el negocio: Parte de la vida de emprendimeinto implica descubrir cómo emplear el tiempo de manera inteligente y evitar el agotamiento y la disminución de la creatividad. En ese sentido, establece límites determinando horas de trabajo saludables. Prioriza el autocuidado dedicando tiempo a hacer ejercicio, comiendo sano y priorizando un buen sueño. Delega, subcontrata y automatiza procesos donde puedas. Adopta la flexibilidad y tómate descansos durante el día para pasar tiempo con la familia, salir al aire libre y apreciar tu entorno.

5. Aprovechar el poder de la autoeducación: Internet está repleto de herramientas que nos permiten ser nuestros propios maestros. Podemos tomar el control de nuestro aprendizaje y orientarnos hacia el éxito en lugar de seguir la cultura empresarial tradicional que nos condiciona a pedir permiso, mantenernos en fila y que nos digan qué hacer. Ese tipo de cultura está estancada. La autoeducación genera un sentido de autosuficiencia, creatividad y determinación que ningún trabajo corporativo le enseñará jamás.

Más sobre crecimiento personal

Hay una marcada diferencia entre simplemente existir (levantarse todos los días y hacer lo mismo de siempre) y vivir verdaderamente, donde cada día tiene un propósito e intención.

Al concentrarte en tu crecimiento personal diariamente, no solo estás mejorando tu juego. Estás reescribiendo tu narrativa. En los próximos artículos profundizaré en el crecimiento personal y la mentalidad.

¿Buscas más artículos sobre crecimiento personal? Tengo una lista completa al final de esta página.

Guía sencilla para el crecimiento personal.

1. Establecer las bases

Para crecer con propósito, necesitas un plan de crecimiento personal. Empieza por reflexionar para comprender dónde te encuentras ahora y dónde quieres estar. Identifica áreas de tu vida donde deseas ver crecimiento. ¿Cuáles son sus objetivos a corto plazo? ¿Metas a largo plazo? Empieza a pensar en ideas sobre cómo llegar a ellos. Enumera los recursos, las tareas breves y las personas que pueden ayudarte a llegar más rápido.

2. Leer todos los días

No es ningún secreto que las personas más exitosas leen mucho. Podrías verlo como una inversión en tu forma de pensar para ampliar tus horizontes, mejorar el pensamiento crítico y mejorar tu concentración. Inicia tu hábito de lectura sumergiéndose en libros que tus amigos o compañeros recomienden. ¿No te encantan los libros? Lee publicaciones de blogs populares, escucha podcast ( ya escuchaste mi podcast de tecnología en bienes raíces? AQUÍ te lo dejo) o mira videos de YouTube de creadores de los que desee aprender. Absorbe el conocimiento y la sabiduría de aquellos que han recorrido el camino antes que tú.

3. Busca comentarios edificantes

Tu crecimiento personal se nutre de comentarios honestos. Y los comentarios honestos pueden provenir de muchos lugares diferentes. Puedes obtener esto en una charla informal durante un café con tu entrenador o en un momento compartido con tu espos@ o amigos. Ser receptivo a las ideas puede suponer un gran cambio. Conocer tus puntos ciegos puede ayudarte a reaccionar mejor la próxima vez. Cuando se presta atención a los comentarios (y se actúa en función de ellos), el crecimiento real no sólo es posible: está casi garantizado.

4. Reserva tiempo para la reflexión en silencio

En este mundo ruidoso, una de las herramientas de crecimiento más subestimadas es el silencio. Además de ingeniero, soy músico, así que se el valor del silencio en una canción y lo que esto genera emocionalmente. Ya sea que lo descubras a través de la meditación o de simples momentos de reflexión silenciosa, es una oportunidad para conectarte verdaderamente con tu fe y contigo mismo. Este es tu momento de analizar tus acciones, celebrar tus victorias y descubrir lecciones aprendidas. No se trata sólo de autoconciencia; es un reinicio mental que allana el camino para un pensamiento mucho más claro en el futuro.

5. Haz ejercicio con regularidad

El ejercicio es más que una rutina para la salud física; es una parte fundamental de una buena salud mental y disciplina. Identifica una actividad que te llame la atención. Para mí, es montar bicicleta cuando voy a la oficina, ir al gimnasio sobre las 5:30 am regularmente o salir los fines de semana con mi hijo en su nueva bici. Tal vez para ti sea levantar pesas o nadar temprano en la mañana. Sea lo que sea, intenta realizar al menos entre 45 y 60 minutos al día. Encuentra alegría en ello. El ejercicio constante no es una tarea ardua cuando realmente disfrutas el proceso; es un estilo de vida.

6. Come alimentos limpios

Tu plato da forma a tu día, así que elige sabiamente. En América Latina tenemos la fortuna de tener acceso a los mejores alimentos del mundo, sacados de la tierra. Cuando alimento mi cuerpo con alimentos limpios y saludables, la claridad y la energía que se obtienen son incomparables. Comer bien no se trata sólo de mantenerse en forma, sino de mantenerse alerta: para mi negocio, para mi hijo, para mis amigos y mi familia. Esfuérzate por lograr el equilibrio. Proteína magra para los músculos y muchas verduras y frutas coloridas para la salud en general.

7. Replantear el miedo

Muchos se quedan estancados porque el miedo los paraliza. Pero aquí hay un cambio de mentalidad: mira el miedo como una invitación a subir de nivel. Abrázalo, inclínate hacia él y deja que te impulse hacia adelante. Cuando desafías el miedo, no sólo estás creciendo; también estás desarrollando una resiliencia increíble. Tu mentalidad es poderosa. En el caso del miedo, puede detenerte o alimentarte. Es tu elección.

8. Ponte a prueba

El crecimiento no ocurre en tu zona de confort. Para evolucionar, necesitas darte un empujón, aunque sea un pequeño empujón. Tal vez sea hablar en público o emprender un nuevo proyecto. Cada pequeño salto te hace más fuerte. Al traspasar los límites, creas una mentalidad de posibilidad, rompes las barreras del «no puedo» y construyes la noción de «sí puedo».

9. Invierte en aprendizaje continuo

El estancamiento es enemigo del progreso. Invierte en ti tomando cursos para mejorar sus habilidades y conocimientos o explorando un oficio práctico. ¿Sueñas con crear tu negocio bienes raíces? Sal, comienza aprendiendo los principios del juego inmobilario, crea un sitio web y comienza a intentar a identificar oportunidades. ¡No sólo lo sueñes, hazlo! Cada habilidad que adquieras y cada curso en el que te sumerjas te ayudarán en tu crecimiento profesional y en tu viaje personal.

10. Se intencional con tu vida

Diseñar una vida intencional es un cambio profundo en la forma de abordar cada día. Para mí, todo se reduce a la libertad de elección. Pregúntate: ¿Con quién quiero pasar tiempo? ¿Qué rutinas me sirven? Luego reconsidera tu ritmo de trabajo, elije tus compromisos y minimiza las distracciones que te desvían del rumbo. Ten en cuenta que la mayoría de tus limitaciones son autoimpuestas.

Los mejores libros y recursos de crecimiento personal.

 

Suscríbete a mi Newsletter

Únete a +1k suscriptores para obtener consejos exclusivos, estrategias y recursos para aprender, crecer e invertir en bienes raíces cada sábado.

Libre para

invertir y crecer.

$
3

Comienza Aquí

Please follow and like us: